El amor es frágil. Y no siempre sabemos cuidar de él.
Solo nos queda dar nuestro mejor esfuerzo y esperar que este objeto frágil sobreviva a pesar de todo.

martes, 13 de diciembre de 2011

Hay algo santo en las lágrimas no son señales de debilidad sino de poder y de un amor indiscrictible...


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada